Cuestionario literario: Purificación Claver García

Purificación Claver García

Yo no escribo para un lector específico, sería una petulancia por mi parte. Mis libros tienen la finalidad de entretener, de llegar a cualquier lector, si una persona lee un libro mío que le haga sentir una emoción, o sentir el placer de la lectura he conseguido mi objetivo. Siempre hay que agradecer que alguien lea una obra tuya.

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Comencé a publicar hace unos doce años, aunque esta afición ya la tenía siendo muy joven. Por aquel tiempo escribía bastante poesía, aunque debo decir que la leía en mayor proporción. Creo que la lectura me ha llevado a escribir. Más tarde mi vida profesional fue por otros derroteros y estuve mucho tiempo entregada a mis labores familiares y profesionales dejando a un lado la escritura.

A los cuarenta y muchos, a pesar de tener una familia numerosa y una profesión como autónoma, volví a mis cuadernos y recomencé de nuevo con mi antigua afición. No tardé mucho tiempo en descubrir los talleres de la UPE y me matriculé en ellos, allí empecé una nueva faceta y dejé detrás ese miedo del principiante.

Sigue leyendo…Cuestionario literario: Purificación Claver García

Cuestionario literario: Víctor Manuel Jiménez Andrada

Víctor Manuel Jiménez Andrada

En general, vivir del arte y de la cultura se está convirtiendo en una utopía en un país en el que, por desgracia, se buscan otros valores. A mí me ha llegado a decir una persona que era caro un libro editado por nosotros (5,40 €), mientras se estaba tomando un gin-tonic de esos preparados que te cuestan 12 o 14 €. Nada que reprochar, cada uno elige dónde gastarse su dinero, pero este ejemplo nos indica que el público invierte muy poco en cultura. También ha hecho mucho daño ese concepto del “todo gratis” en el que se vivió durante los años previos a la crisis. A mí me gusta valorar el trabajo de todos los artistas y no me escuece, cuando tengo la oportunidad, pagar por ello. 

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Creo que escribo desde que tengo uso de razón. Conservo en una caja de zapatos los primeros escritos adolescentes, por lo que tienen de entrañable vistos desde la distancia. Escribo sin otra pretensión que hacerlo para mí, aunque luego es inevitable pensar en el lector. Por supuesto, a estas alturas de mi vida, no busco fama ni reconocimiento, sino hacer lo que me gusta.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Hay en algunas ocasiones un esquema previo, pero también me gusta dejarme llevar, que los personajes hablen, que se “impongan” a mis deseos, me resulta divertido. En poesía juego siempre con un hilo conductor, no soy de los que acumulan una miscelánea de poemas, sino que guardo una temática con cada poemario. Tengo una novela, ya terminada, en un cajón. Fueron tres años de trabajo y me moví con una estructura, con un armazón previo, sobre el que fui luego construyendo el resto de la historia.

Sigue leyendo…Cuestionario literario: Víctor Manuel Jiménez Andrada

Cuestionario literario: Vicente Rodríguez Lázaro

Vicente Rodríguez Lázaro

“Desde adolescente sentí la tendencia a crear ficciones, sobre todo en forma de cuentos. Los poemas llegaron más tarde, hace unos veinticinco años. La única pretensión inicial era escribir. Soy de los escritores que lo harían en una isla desierta. Aún hoy, con varias publicaciones ya en solitario y otras en camino, continúa siendo mi motivación principal”. V.R.L.

 1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Hace aproximadamente cuarenta años. Desde adolescente sentí la tendencia a crear ficciones, sobre todo en forma de cuentos. Los poemas llegaron más tarde, hace unos veinticinco años. La única pretensión inicial era escribir. Soy de los escritores que lo harían en una isla desierta. Aún hoy, con varias publicaciones ya en solitario y otras en camino, continúa siendo mi motivación principal.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Depende. En el caso de la poesía escojo un tema que me interese en ese momento y acostumbro a desarrollarlo en un poemario con un número indeterminado de piezas. Con los cuentos realizo una operación parecida. De hecho, los veinticinco libros que llevo escritos son también temáticos. En la novela, suelo hacer un proyecto previo en bastantes casos, aunque he confeccionado algunas escribiéndolas de corrido. En mis incursiones teatrales tampoco ha habido una planificación previa escrita. Suelo guiarme bastante por mi propia mente.

Sigue leyendo…Cuestionario literario: Vicente Rodríguez Lázaro

Cuestionario literario: Juan José Ventura Fernández

Juan José Ventura

Yo vivo de lo que escribo, pero en un periódico, un trabajo normalizado, con estrictas reglas de entrega y cumplimiento de plazos. Vivir de la literatura, creo, es una utopía reservada a unos cuantos popes mediáticos con grandes contratos en editoriales. J.J.V.

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Escribir fue algo que comenzó de pequeño, animado por mis profesores en el colegio y más tarde en el Instituto de Bachillerato San Isidoro, en Sevilla, donde publiqué en la conocida ‘Revista Taracea, Poemas de Adolescentes’. Aquello –quizá leerlo ahora me sonrojaría— se titulaba “Mis ojos en tu mar” y tuvo para mí una repercusión que no esperaba y me provocó una sensación placentera. También publiqué en una revista hispalense llamada ‘El Carro de la Nieve’, también de jóvenes poetas. Surgió una vocación de comunicación que completé en la Facultad de Ciencias de la Información de Madrid, donde estudié Periodismo. Quería contar historias y desde 1992 lo hago como redactor de EL PERIÓDICO EXTREMADURA, en Cáceres. Aunque me dedico a información empresarial y agrícola, doy rienda suelta a mi vocación de narrador en la columna semanal Zona Zero, que escribo desde hace diez años. Pero me faltaba algo que la noticia ni la opinión me daban. Por eso empecé a escribir cuento y novela al margen de mi actividad profesional.

Sigue leyendo…Cuestionario literario: Juan José Ventura Fernández

Cuestionario literario: Pedro Menchén

Pedro Menchén

“Hay escritores que han triunfado después de darse a conocer en las redes sociales.  El problema es que no todos los escritores tienen carisma para estar en las redes sociales. Puedes ser muy bueno, pero si no tienes capacidad de liderazgo, si no sabes crearte un entorno de aduladores, una masa fiel de seguidores, de nada te servirá estar en las redes sociales. Así que, para triunfar, hoy en día, no basta con ser un buen escritor, sino que tienes que tener, además, dotes de líder, ser una especie de demagogo, como los políticos. Lo cual es absurdo porque el instinto creador suele darse precisamente en las personas solitarias e independientes que tienden a la misantropía y a la automarginación”. P.M.

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

 Ya desde niño sentí la llamada de la literatura. Con 10 o 12 años escribía novelitas y relatos, además de poesías. La literatura para mí, más que una vocación, es una fatalidad. ¿Pretensiones? Desde luego, no didácticas, pero la literatura es el arte de la palabra. Transmite emociones, sentimientos e información, directa o indirecta, sobre la intrahistoria humana, y a mí me gusta practicar ese arte.

Sigue leyendo…Cuestionario literario: Pedro Menchén

Cuestionario literario: Emilio Gavilanes

Emilio Gavilanes

 

“En mis inicios había muchas menos editoriales. El simple hecho de publicar era una pequeña consagración. Ahora publicar, por sí mismo, no es nada. La inmensa mayoría de los libros son igual de invisibles antes de ser publicados que después”. E. G.

 1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Recuerdo muy bien cuándo nació en mí el impulso de escribir de una manera “seria”, digamos. Tenía 15 años y me propuse ser Leonardo da Vinci. Dibujaba y escribía sin parar: inventos, fábulas, observaciones del mundo natural, anotaciones sueltas… Tres años después quise ser Kafka, o, en su defecto, Thomas Mann. Ya ves.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Un poco las dos cosas. Hay una idea, un esqueleto previo, más o menos fijo, con un principio y un final. Pero en el camino, al dotarlo de carne, sangre, nervios y demás, surgen muchas cosas inesperadas, que no sé de dónde salen.

3 ¿Cuál es tu género preferido como escritor y cuál como lector?

Como escritor, el cuento. Como lector, soy un todo terreno: me gusta el cuento, la poesía, el libro de historia, el ensayo, la novela… Me gusta mucho el libro misceláneo, el libro que contiene textos de longitud, tono, asunto, etc., diverso. Ahora lo que menos leo quizá sean novelas, aunque muchos de mis libros favoritos son novelas (Las aventuras de Huckleberry Finn, Kim de la India, Peter Pan, Misericordia…). Hay muchas novelas que me cuesta horrores leerlas. Me impacientan muchas de sus escenas, aun sabiendo que son necesarias.

Sigue leyendo…Cuestionario literario: Emilio Gavilanes

Cuestionario literario: Miguel Ángel Carmona del Barco

Miguel Ángel Carmona del Barco.

Miguel Ángel Carmona del Barco. Fotografía: Verónica Pintiado

Cuando entiendes que buscar un editor implica hacer un trabajo de investigación y bucear en catálogos hasta dar con aquel sello en el que tu texto pueda encajar —un proceso largo y que requiere esfuerzo— empiezas a tener ciertas posibilidades de éxito. Uno no debe tirarle su manuscrito a veinte editores como si fuera una bomba de racimo. Debe encontrar a su editor y hacerle ver que ha escrito ese libro para su sello. Y tiene que ser verdad, porque el editor conoce mejor que tú su oficio y su catálogo. Y si lo consigues, sólo te falta un pequeño paso: le tiene que gustar tu libro. M.A.C.d.B.

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Existen pruebas documentales de incursiones en mi infancia, pero imagino que como las de cualquier niño de esa edad, es decir, sin pretensiones. Hasta mi adolescencia no empecé a escribir con la intención de zafarme de la mediocridad. Un día me percaté de que se me daba ligeramente bien. Al ser un adolescente que no destacaba en nada (lo que me procuró una invisibilidad tremendamente cómoda, al menos ahora lo veo así), en cuanto vi que podía agarrarme a algo para parecer más sofisticado, lo hice. Después me di cuenta de que podía construir algo más sólido en torno a esa habilidad, algo parecido a una manera de ser y de relacionarme con el mundo.

Sigue leyendo…Cuestionario literario: Miguel Ángel Carmona del Barco

Share