“El llano en llamas”, de Juan Rulfo

Juan Rulfo, cuentos, El llano en llamas
Escritor mexicano Juan Rulfo. Fuente de la imagen

El llano en llamas, de Juan Rulfo

José Sánchez Rincón

La admiración que despierta el mexicano Juan Rulfo (1918-1986), autor de dos de las obras más singulares de la literatura castellana (Pedro Páramo y El llano en llamas), es generalizada e incontestable, debido a lo mucho que nos cuenta con una gran economía de medios.

Hombre poco hablador, Rulfo estuvo marcado desde su infancia por el asesinato de su padre y la temprana muerte de su madre, sucesos por los cuales fue internado en un orfanato. Pero más que por la violencia de la Revolución Mexicana, su obra parece surgir de la confluencia de fuerzas atávicas relacionadas con el destino. Él crea un mundo donde se condensan los aspectos más oscuros de la naturaleza humana.

Sigue leyendo…“El llano en llamas”, de Juan Rulfo

“Volver a las andadas”, de Ricardo Doménech

 

Volver a las andadas, Ricardo Doménech
Volver a las andadas, de Ricardo Doménech (Menoscuarto, 2014)

Volver a las andadas, de Ricardo Doménech

Confieso que nada había leído de Ricardo Doménech (1938-2010) hasta que Volver a las andadas, editado por Menoscuarto, llegó a mis manos. Doménech no fue en absoluto un diletante de las letras: compaginó la creación literaria con el periodismo, la docencia, la crítica y la investigación –todo ello con tan buen oficio que la primera de las tareas citadas quedaría, como ocurre tantas veces, ensombrecida.

Cinco son los libros de cuentos que publicó Doménech: La rebelión humana (1968), Figuraciones (1977), La pirámide de Khéops (1980), Tiempos (1980) y El espacio escarlata (1988). El título que centra estas líneas, Volver a las andadas, es una selección de sus cuentos en una edición preparada por Rebeca Martín, que firma también la introducción con el título sugestivo: “El minotauro del tiempo: los cuentos de Ricardo Doménech”, un breve ensayo muy de agradecer entre los lectores que, insisto, desconocíamos la obra y vida de este escritor murciano.   

Sigue leyendo…“Volver a las andadas”, de Ricardo Doménech

Sonia García Soubriet y la verdadera cara de la India

Sonia García Soubriet, león, Editorial Menoscuarto, Francisco Rodríguez Criado
La desesperación del león, de Sonia García Soubriet (Menoscuarto, 2014)

 

Sonia García Soubriet y la verdadera cara de la India

Francisco Rodríguez Criado 

“Es verdad que el señor Singh es el más antiguo de los empleados, pero el que más sabe…, eso será según se mire. Allí arriba, en las mesas, sí, pero no debajo. Aquí se ven muchas cosas que se ocultan allí arriba, tras los gestos y las palabras: la verdadera cara de la vida, la verdadera condición de cada uno, que se mantiene en la sombra, donde nadie suele mirar, solo yo. También la forma de colocar los pies y la manera de moverlos dice mucho de las personas. Algunos se hablan por debajo, se dan pataditas cómplices y se pasan información escrita en un papel sin que el tercero se dé cuenta. Y de eso el señor Singh no sabe nada. Yo tampoco le digo. Eso me lo guardo para mí. Pero sé qué pie cojea cada cual. También sé de la crueldad de la gente que se ríe de su peluquín. Claro, que de mí también se ríen. Me llaman el pato y el mono, según les dé”. 

Este fragmento del cuento “El villano en su rincón” podría ser tomado como una declaración de intenciones del libro al que pertenece, La desesperación del león y otras historias de la India, de Sonia García Soubriet, publicado recientemente por Menoscuarto. El cuento (dedicado a Juan Eduardo Zúñiga) está ambientado en El Volga, un discreto y austero local de hostelería a medio camino entre el café y el restaurante, un punto de encuentro para viajeros y residentes al que se consagra con devoción cuasi religiosa el narrador, un orgulloso lambaina que se gana el jornal limpiando el lugar, y para ello tiene que  deambular en cuclillas por entre las mesas, donde se ve –dice él, y no tenemos por qué dudar de su opinión– “la verdadera cara de la vida”.

Sigue leyendo…Sonia García Soubriet y la verdadera cara de la India

“Te espero dentro”, de Pedro Zarraluki

pedro-zarrakuki-te-espero-dentro

Te espero dentro, de Pedro Zarraluki

Francisco Rodríguez Criado

Afirma Pedro Zarraluki en una entrevista concedida a ABC que “el cuento puede ser tan complejo como la novela”. En realidad, creo yo, la gran complejidad no está en escribir un buen cuento, en singular (algo que, incluso por error, puede ocurrirle a más de uno), sino en escribir un buen libro de cuentos (plural) donde sus muchas piezas sueltas acaben encajando hasta dotar de pleno sentido al todo, como ciertamente ocurre con la novela, con las buenas novelas quiero decir.

Zarraluki ha conseguido esa unidad estructural y temática en Te espero dentro (Destino, 2014), volumen con doce cuentos que le ha llevado cuatro años de trabajo (entre redacción y sucesivas correcciones).

Sigue leyendo…“Te espero dentro”, de Pedro Zarraluki

Cuentos completos de Antón Chéjov

 

cuentos completos, antón chéjov
Cuentos completos de Chéjov (Páginas de Espuma, 2013)

“Cuentos”, de Antón Chéjov

José Sánchez Rincón 

Ahora que la editorial Páginas de Espuma va a sacar una edición con todos los cuentos de Chéjov, me gustaría redactar unas líneas sobre ellos; empresa fácil y complicada a la vez, por ser uno de los autores favoritos de muchos de nosotros, el padre del cuento moderno, y difícil, porque sobre él ya se ha dicho casi todo. Respecto a su forma natural y sencilla de escribir recibió muchas críticas de sus coetáneos, quienes le ninguneaban. Chéjov se quejaba de ello en sus cartas y hacía referencia a cómo había en Moscú un millar de escritores que no sólo no lo valoraban sino que cada uno de ellos estaba convencido de su propia importancia.

Sigue leyendo…Cuentos completos de Antón Chéjov

“Relatos de Kolimá”, de Varlam Shalámov

Relatos del Kolimá, Editorial Minúscula, Varlam Shalámov
Relatos del Kolimá, de Varlam Shalámov (Minúscula, 2013)

Relatos de Kolimá, de Varlam Shalámov 

Después de su experiencia carcelaria en el archipiélago siberiano, llamado así porque cada “centro de trabajo” era considerado una isla solitaria, Shalámov tuvo que apartar las lágrimas de sus ojos para poder escribir sus relatos. Embargado por la emoción, él recuerda sus penurias y nos muestra al hombre desnudo, sin esperanza, privado de dignidad, tan sólo con su capacidad de aguante, llevado a un límite que ni siquiera los animales pueden resistir. Un lugar donde no hay más que supervivencia; ese límite en el que el hambre, el frío y el cansancio se llevan como un traje durante meses, hasta la extenuación.

Sigue leyendo…“Relatos de Kolimá”, de Varlam Shalámov

Share