Cuestionario literario: Gema López Sánchez

Creo que desde que aprendí a juntar las letras ya empecé a escribir. Simplemente imaginaba historias y las plasmaba para que no se me olvidaran. Cuando llegué al instituto ya empecé a tomármelo en serio y escribía porque estaba convencida de que las palabras podían llegar a cambiar el mundo. Hoy soy más mayor, tengo menos fe en la Humanidad, pero sigo escribiendo porque, aunque no vaya a cambiar el mundo, durante el tiempo que el lector tenga mis libros o mis escritos, sí que podré trasladarle a un mundo diferente.

Cuestionario literario: Miguel Torija Martí

Ciertamente en mis inicios encontré poca oferta de editoriales dispuestas a confiar en un desconocido, ahora en algo menos de diez años,  la situación se ha dado la vuelta como un calcetín. Hay un exceso de editoriales dispuestas a publicar cualquier cosa de cualquiera. Esto hace que tengamos que cambiar nuestra percepción de lo que supone que un libro se publique en papel. Ahora no hay filtro, mi generación y las que me precedieron crecimos con el convencimiento de que algo que ha sido publicado por una editorial merece la pena, tiene unos mínimos de calidad. Hoy en día, la reducción en los costes de impresión hace que se puedan imprimir pequeñas tiradas y eso provoca que las editoriales tramposas no arriesguen al publicar un libro.

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Comencé a escribir ficción hace una década. Todo se debió a la casualidad, un día leyendo un suplemento de un periódico, encontré un concurso de microrrelatos. Gané el concurso. Claro, eso me animó a seguir escribiendo. Fue una especie de flechazo. En principio escribía como simple entretenimiento, pero pronto sentí la necesidad de que otros leyesen lo que escribía y por tanto de publicar.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

No planifico nada. La isla de las Culebras por ejemplo, surgió de una visita a las islas Columbretes, un lugar mágico frente a las costas de Castellón. Sentí la necesidad de escribir algo sobre aquel lugar. Pero no tenía pensado que fuera una novela, ni mucho menos una novela que algunos consideran histórica (un terreno en el que nunca me había adentrado). Simplemente imaginé una situación: Una fragata huyendo hacia esas islas con un capitán cometiendo una traición. Nada más, dejé que la historia fluyera. Lo que nació como un simple relato fue creciendo, siempre sin planificar más allá de lo que podría suceder en cada capítulo. La historia creció con libertad, hasta el punto de que personajes que hice aparecer con cometidos casi irrelevantes, se revelaron y terminaron por ser fundamentales en la trama. Es probable que esta forma de escribir favorezca la creatividad, pero lo que sí sé es que genera muchas dificultades en el proceso posterior de revisión.

Sigue leyendo…

Cuestionario literario: Andrea Dones

[Respecto a los talleres literarios] tengo sentimientos encontrados. Por un lado, siento que personalmente tengo muchísimo que aprender aún, y me gustaría que alguien más experto me aconsejase al respecto. Pero, por otro lado, creo que la creatividad o las ideas no pueden enseñarse, y tengo la sensación de que al final sólo aprendes puntuación y algo de estilo, pero nadie puede meterse en tu cabeza y encender esa bombilla que haga que tu próximo libro funcione.

 1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Comencé a escribir poesía muy temprano, con tan sólo ocho años. En mi casa había muchos libros y sencillamente empezó sólo, natural. A lo largo de mi adolescencia escribía para desahogarme y más tarde todo eso se convirtió en mi primer libro. Con unos quince años intenté escribir mi primera novela, pero me faltaba madurez literaria y se me quedaba grande, así que salté a los relatos y más tarde, por fin, a la novela.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Depende del género. En poesía surge sobre la marcha y lo plasmo tal cual sale, sin apenas modificaciones, por eso quizá mis poemas sean un poco crudos. En los relatos, por lo general, también suelen salir sobre la marcha, aunque a veces pare un poco para ver hacia dónde va con un poco más de perspectiva. En la novela, por el contrario, sí suelo planificar más. Suelo escribir un pequeño esqueleto muy básico de la historia y después dejo que palabra a palabra me sorprenda en los detalles, e incluso que cambie algo de lo que tenía planificado.

Sigue leyendo…

Cuestionario literario: Almudena Hernández Martínez

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Comencé a escribir poesía con 15 años. Aunque ya me gustaba leer desde hacía mucho tiempo. Después de un tiempo en la adolescencia sumida en la poesía comencé a escribir pequeños relatos, historias sueltas que se me ocurrían, y fue ya con 18 años cuando me propuse escribir novelas mas largas. Hasta el día del hoy.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Normalmente mi manera de trabajar es la siguiente. Trabajo a partir de una idea que suelo madurar durante semanas, en ocasiones, meses. Después de eso hago un pequeño esquema que me sirve de guía. Cuando ya estoy dispuesta a sentarme a escribir, por ejemplo, el primer capítulo de la novela ya es la  inspiración la que toma partido. A partir de ahí estoy en manos de ella.

Sigue leyendo…

Cuestionario literario: Álex Oviedo

Cuestionario literario Álex Oviedo

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Me recuerdo escribiendo desde muy joven; era un lector voraz, me fascinaban muchas de las historias que leía, y pensé que algún día podría acabar contando yo también historias semejantes. La primera novela que escribí se titulaba “Crimen de ricos”, tendría 16 años. Su argumento imitaba las novelas policíacas americanas. Encontré el manuscrito hace unos años en una mudanza y admito que me dio algo de vergüenza leerlo.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Depende un poco del libro; por lo general los comienzo sin planificación, con una idea que dejo que se desarrolle a lo largo de unas cuantas páginas. Si veo que tiene sentido entonces sí que me siento a madurarla, doy vueltas a los personajes y al argumento, pero sobre todo al desenlace. Nunca continúo una historia sin pensar primero en cómo la voy a terminar.

Sigue leyendo…