Cuestionario literario: Adrián Tejeda

Adrián Tejada

“Principalmente escribo para mí. Intento desarrollarme con este hábito, aprender (para mí la escritura es un proceso constante de aprendizaje), plasmar mis propias ideas en el papel, contrastándolas con las que he recogido de otras lecturas, y volcar todo eso sobre las páginas. Eso es un arma de doble filo porque cada persona vive en su propio universo y obviamente nadie ve las cosas de la misma manera que yo las veo. Por lo tanto, lo que trato con mis historias en este proceso de escritura, es intentar adaptarlas a un público diverso, al menos darles un aliciente con el que no se encuentren defraudados tras hacer el esfuerzo de invertir su tiempo en leer lo que escribo”.

 

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?


No sabría decirte exactamente cuando empecé con este hábito. Me ha gustado escribir desde siempre y algunas de las cosas que he redactado, las he acabado publicando en revistas especializadas sobre diversa temática (música, educación, investigación, miscelánea…). Ahora incluso soy columnista en algunos diarios digitales de mi región en tribunas de opinión.

No obstante, si hablamos de libros, la fecha de partida es hace ocho años, momento en el que empecé a trabajar en un ensayo divulgativo que preparé y acabé publicando para difundir la temática del corcho, santo y seña del lugar de donde procedo.

El objetivo que pretendía no era otro que el de contribuir a preservar mis raíces y mi entorno desde la divulgación, apuntando directamente hacia el colectivo que tendrá mucho que decir en el futuro reciente, también para el mundo corchero, y que son los estudiantes de enseñanzas medias, aunque realmente el libro está escrito para cualquier tipo de lector que quiera sumergirse en este apasionante mundo.

En cuanto al mundo novelesco, mis comienzos son más cercanos aún; hace cuatro o cinco años. Escribí mi primera novela con la intención de homenajear a una serie de escritores a los que admiro, casi todos ellos etiquetados dentro del género de la ciencia ficción.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Hay un poco de todo, sí que es verdad que parte de una idea germinal que me hace empezar a teclear la historia, pero luego el proceso sufre un proceso de transformación constante según me voy documentando y tomando ideas de los temas principales sobre los que trabajo.

3 ¿Cuál es tu género preferido como escritor y cuál como lector?

En cuanto a la lectura, soy bastante ecléctico, pero no puedo dejar de mencionar a la Ciencia-Ficción y todas sus ramas (distopía, ucronía, acronías…), también las utopías, ensayos de Filosofía y política, novelas de aventuras, terror, novela histórica…intento leer de todo.

En cuanto a la escritura; soy incapaz de encasillarme, aunque ahora mismo prefiero rodearme del estereotipo de la ciencia ficción, un campo más diverso de lo que la gente se piensa. En él encuentro mucha libertad para hablar de diversos temas bajo un cierto halo de simbolismo que me apasiona; me encanta jugar con estas cuestiones y obligar al lector a que deshoje la esencia de las ideas de las que hablo, ayudándolo desde la narración en ese camino que yo ya he realizado antes que él. No obstante, tengo que decir que dada mi forma de ser, creo que voy a experimentar otros derroteros en futuras incursiones, justo después de que acabe el libro en el que ando trabajando ahora.

4 ¿Escribes pensando en un lector específico o crees que cualquier persona es un lector en potencia de tu obra?

Principalmente escribo para mí. Intento desarrollarme con este hábito, aprender (para mí la escritura es un proceso constante de aprendizaje), plasmar mis propias ideas en el papel, contrastándolas con las que he recogido de otras lecturas, y volcar todo eso sobre las páginas. Eso es un arma de doble filo porque cada persona vive en su propio universo y obviamente nadie ve las cosas de la misma manera que yo las veo. Por lo tanto, lo que trato con mis historias en este proceso de escritura, es intentar adaptarlas a un público diverso, al menos darles un aliciente con el que no se encuentren defraudados tras hacer el esfuerzo de invertir su tiempo en leer lo que escribo. A mí me gusta definir mi forma de escribir como un proceso en forma de espiral en el que intento vertebrar las ideas que plasmo en el papel siguiendo una estela concéntrica; el lector puede quedarse con la simpleza del hilo argumental de la novela, la piel más externa del fruto, o profundizar mucho más en la búsqueda de una esencia más sabrosa, eso lo dejo al gusto del consumidor.

5 ¿Te costó mucho encontrar editor para tu primer libro?

Para el libro de ensayo divulgativo, bastante. Después de tocar a la puerta de diferentes estamentos interesados y obtener el NO por respuesta, decidí acudir a los portales de crowfunding. Allí conseguí que una editorial gallega pequeñita se hiciera eco de mi proyecto, la editorial Q. Apostaron por mi trabajo y publicaron el libro con todo el riesgo que eso conlleva. Les estoy tremendamente agradecido. Ya vamos por la segunda edición, y creo que el resultado es aceptable teniendo en cuenta la coyuntura.

Para la novela “Pangea” (mi ópera prima), no puedo decir que tuviera muchas dificultades aunque ello tiene explicación: presenté la novela al I concurso internacional de Ciencia-Ficción 451 de Ediciones Irreverentes, y quedó finalista, hecho que me abrió las puertas para poder editar el libro con dicha editorial, que también va por su segunda edición.

6 ¿Qué opinas de los muchos premios literarios que se convocan hoy día?

Pues que hay de todo por lo que he escuchado de otros colegas. Los más defenestrados a ojos de aquellos con los que he compartido impresiones de este asunto, son paradójicamente los más suculentos en términos económicos. Cosas del negocio. El dinero no siempre está unido al talento.

7 ¿Vivir de la literatura es una utopía?

Totalmente, al menos en la escala en la que yo me muevo actualmente e incluso a los niveles a los que quiero llegar. Es más, el escritor, en esta batalla, pierde dinero.

8 ¿Qué diferencias encuentras entre el mundo editorial de tus inicios como escritor y el actual?

Al ser escritor novel no tengo juicio crítico para responder a esa pregunta. Sí que puedo hablar sobre lo mucho que se quejan las editoriales por la mala situación económica en la que se encuentran. Es muy triste el panorama actual.

9 ¿En qué medida crees que pueden ayudar las redes sociales a difundir la obra de un escritor?

Muchísimo. Hoy en día es la ventana al mundo. Quien no está posicionado en ellas, no es nadie. Hace poco hablaba con mi editor de esta cuestión; el escritor de hoy, si quiere seguir publicando, debe ser más promotor de sí mismo y de su obra que escritor, y para ello, las redes sociales son poderosas herramientas.

10 ¿Qué opinas del libro digital?

No suelo consumir este tipo de formato, solo para aquellos libros que considero “menores”. No me gusta en absoluto, creo que desvirtúa el mundo de la literatura.

11 ¿Qué opinas de la autoedición?

Es una opción más. Tengo amigos que han apostado fuerte por esta vía, aunque me dicen que el trabajo de divulgación es máximo, y francamente, no sé si eso compensa mucho.

12 ¿Consideras positivos los talleres de escritura creativa o piensas que no se puede enseñar a escribir?

Creo que pueden ser interesantes, ayudan a pulir estilo. Siempre es bueno tener a alguien que te vaya orientando, aunque al final, el autor es dueño y señor de su obra, con sus riquezas y también sus miserias.

13 Con el paso de los años algunos escritores acaban eliminando ciertos títulos de su semblanza. Aunque no precisamos conocer el nombre, ¿hay algún libro de los tuyos que te satisficiera en tus inicios, pero que ahora preferirías no haber escrito?

Siento no poder responder a esta pregunta, como ya he dicho, soy un escritor novel, y por ahora todo lo que he publicado me produce satisfacción. Espero llegar a ese dilema con el tiempo, porque eso implicará que ya llevaré una cierta trayectoria.

Adrián Tejeda, Pangea

14 Para ese lector que aún no ha leído nada tuyo, por favor, recomiéndanos uno de tus libros. Cuéntanos brevemente cómo fue el proceso de creación y por qué has elegido ese título y no otro con vistas a nuevos lectores de tu obra.

Lo tengo fácil, mi ópera prima y hasta hora única novela, PANGEA, una historia que nada entre los géneros distópicos a lo 1984, Un mundo feliz o Farenheit 451, y las utopías de Tomas Moro y Tomasso Campanella, un contraste con un trasfondo psicológico y filosófico que creo es interesante y original (me apoyo en las críticas recibidas).

PANGEA es un nombre singular que simboliza la trama de la novela, el choque de dos mundos opuestos que acaban confluyendo en un todo, tal y como lo hicieron los primeros continentes hace miles de años en nuestro planeta cuando formaron la gran masa de tierra emergente del mismo nombre.

Con respecto al proceso de creación, he decir que realmente empecé a escribir PANGEA al menos en mi subconsciente cuando comencé a interesarme por los grandes autores que he tenido como referencia, y eso fue hace más de diez años. He disfrutado mucho con las novelas anteriores que he mencionado y con otras que también han dejado su impronta en la historia, como algunos relatos de H.P Lovecraft tales como “Polaris” o “Sueñan los androides con ovejas eléctricas” de Philip K. Dick.

No obstante, el proceso de materialización del texto no lo recuerdo con mucha alegría, porque en cierta manera, sufrí demasiado durante su gestación (soy demasiado perfeccionista), aunque sí fue tremendamente agradable el período de documentación que acompañó a la novela.  Crecí enormemente consultando diversas fuentes sobre las que me apoyé en la construcción del universo “Pangea”, casi todos ellas en forma de libros de ensayo de antropología e historia de las civilizaciones, Historia de la Ciencia, Psicología y Economía.

15 Recomiéndanos, por favor, dos libros cuya lectura te haya impactado. Uno de un autor clásico y otro de un autor contemporáneo. (Da igual el género).

De los clásicos, cualquiera de los tres libros políticos de Conrad, aunque yo prefiero a Nostromo, una radiografía de cómo se constituye un país corrupto. Sorprenden tanto los paralelismos con el mundo presente, sobre todo sabiendo que la novela está fechada en 1905, que nos hace concluir en lo poco que hemos evolucionado desde entonces.

De los contemporáneos, el último que me leído, Sumisión, de Michel Houellebecq, una distopía en la que se relata un supuesto estado teocrático musulmán francés, un libro interesante.

Muchas gracias. Te deseamos mucha suerte en todos tus proyectos literarios.


Adrián Tejeda Cano (San Vicente de Alcántara, Badajoz, 1979) es profesor de secundaria y formación profesional en el IES Javier García Téllez de Cáceres, profesión que compagina con la de Consultor empresarial, escritor  y columnista en prensa (de forma semanal y en otros medios de manera esporádica). Con respecto a la escritura, el autor ha participado en diversos artículos sobre varios temas publicados en revistas especializadas de corcho, investigación, educación, música y miscelánea. En cuanto a libros,  hasta la fecha tiene editados dos trabajos, sendos en sus segundas ediciones, aunque también ha colaborado en un capítulo para  la publicación “Divulgación, Innovación en las enseñanzas de las ciencias” (Editorial Q, 2015). Con respecto  al primero de  los libros completos “Bases Teóricas para las contextuaciones didácticas con contenidos corcheros” (Editoral Q, 2012),  hablamos de un ensayo divulgativo enfocado especialmente al ámbito académico y  que aborda el mundo del corcho como telón de fondo. “Pangea” (Ediciones Irreverentes, 2014) es su primera novela, y fue finalista en el I concurso Internacional  de Ciencia -Ficción organizado por dicha editorial.   Se trata de una distopía en donde se dejan entrever las influencias de algunos autores del cabecera del género, tales como Orwel, Huxley, Dick, Bradbury pero también de otros escritores alejados de esta categoría como H.P Lovecraft, Tomás Moro o Tomasso Campanella. Actualmente y mientras sigue trabajando en su próxima novela también de corte distópico, está en espera de publicar sendos relatos en dos antologías que Ediciones Irreverentes lanzará próximamente, y en el que compartirá páginas con otros autores de la casa y con otros  escritores consagrados. Uno de esos relatos, quedó igualmente finalista en un concurso internacional que se organizó para la ocasión. (Web) (Facebook).

Francisco Rodríguez Criado es escritor y corrector de estilo y trabaja como redactor de contenidos para publicaciones de diversa temática. Su blog Narrativa Breve es uno de los espacios literarios más leídos en lengua castellana. El diario Down, testimonio literario sobre la paternidad y el síndrome de Down, es su último libro. (Web) (Facebook).

 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos relacionados

Share

Deja un comentario

Share