ENSAYOS, de Montaigne

Michel de Montaigne, ensayos
Escritor francés Michel de Montaigne. Fuente de la imagen


ENSAYOS, de Montaigne

Michel de Montaigne (Castillo de Montaigne, 1533-Burdeos, 1592), hijo de un acaudalado comerciante ennoblecido, recibió una educación humanista, estudió Derecho y fue lector asiduo de Séneca, Virgilio, Plutarco y Lucrecio. Montaigne desempeñó algunos cargos públicos como el de consejero del Parlamento de Burdeos o el de alcalde de esta misma ciudad, aunque hizo una pausa para dedicarse a escribir en exclusiva entre 1570 y 1581.

Montaigne dictó a unos secretarios las reflexiones que más tarde darían lugar a sus famosos Ensayos (1580). El autor no siguió un plan establecido al hacerlo, de ahí la disparidad de materias, de estructura y de extensión: algunos caben en una página y otros son verdaderos tratados filosóficos. Para Borges, los Ensayos poseen como cualidad esencial la de tener una prosa dialogada.

Al comenzar el libro, el autor se sincera: “Así, lector, yo mismo soy la materia de mi libro, no hay razón para que ocupes tu ocio en tema tan frívolo y vano. Adiós, pues”.

“El hombre es tema maravillosamente baladí, diverso y fluctuante. Difícil de fijar en el juicio constante y uniforme… Todo tema me es igualmente fértil, pues están encadenados unos a otros.”

Partiendo de su particular mirada, Montaigne nos habla de sentimientos y pasiones, de la tristeza, la ociosidad, la constancia, la cobardía, la educación, la pereza, la virtud, la ira…, y apoya sus opiniones en numerosos ejemplos y citas latinas.

Montaigne nos alecciona exponiendo casos de una clase y, a la vez, de su contraria: “De cómo lloramos y reímos por una misma cosa… Perseguimos con denodado tesón la venganza de una injuria, sentimos particular contento con la victoria y, sin embargo lloramos; no es por eso por lo que lloramos, nada ha cambiado, mas nuestra alma mira el objeto con otros ojos, representándoselo con otro aspecto, pues cada cosa tiene varios sesgos y diversos brillos”.

También da consejos de cómo afrontar la vida: “No debéis pensar en que el mundo hable de vos sino en cómo hablaros a vos mismo. Retiraos a vuestro interior, mas preparaos primero para recibiros; locura sería fiaros de vos mismo si no os sabéis dirigir”.

Numerosos autores han declarado su admiración por esta obra. Por ejemplo, Harold Bloom, el afamado crítico literario, coloca a Montaigne a la altura de Shakespeare y Cervantes en el Olimpo de los escritores, y ensalza el último capítulo del libro, titulado “De la experiencia”, donde se afirma: “No hay deseo más natural que el deseo de conocimiento. Probamos todos los medios que puedan llevarnos a él. Cuando nos falla la razón, usamos la experiencia… Es menester cierto grado de inteligencia para percatarse de que se ignora, y es menester empujar una puerta para saber que nos está cerrada”.

En mi opinión, Montaigne nos ofrece un compendio del saber y la cultura de su tiempo, de forma variada y esclarecedora, y matiza la subjetividad humanista con cierto grado de escepticismo para no caer en el engreimiento. Él nos habla de lo más propio y esencial que hay en el hombre y, por eso, los Ensayos no han perdido un ápice de su vigor y universalidad.

José Sánchez Rincón

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos relacionados

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share