“Ida Elisabeth”, de Sigrid Undset

Escritora noruega Sigrid Undset. Fuente de la imagen en Internet
 

 

En Ida Elisabeth, novela escrita en 1932 y publicada en España en 2012 por la Editorial Palabra, Sigrid Undset aborda un tema en su época (la Europa de los años 30) muy en boga y que hoy mantiene su vigencia: la emancipación de la mujer y los muchos costes que esta conlleva. Undset, hoy en el olvido aunque fuera premio Nobel de Literatura en 1928, cuando tan solo tenía cuarenta y seis años, retrata con magistral sencillez, en un estilo que podríamos llamar clásico, el drama de una mujer joven cuya vida consiste exclusivamente en trabajar de sol a sol y en cuidar de sus hijos y de un marido pueril y perezoso. Son precisamente sus hijos, egoístas y malcriados, quienes le impiden a esta madre coraje mantener una relación con el amor de su vida y realizarse como mujer más allá de los confines de la casa.

Sigue leyendo…

“Guerra y paz”, de Lev Tolstói

Tolstói, escritor ruso

Figura central de las letras eslavas del siglo XIX y de la literatura universal de todos los tiempos, Guerra y paz, de Lev Tolstói, es una novela voluminosa publicada por entregas entre 1865 y 1869 que enlaza a Rusia con la Francia napoleónica. De marcado acento épico, Tolstói teje las historias de los miembros de dos familias de gran relieve, los Bolkonsky y los Rostov, pero también de numerosos personas de diversa extracción social. Tolstói utiliza el recurso narrativo de mezclar personajes ficticios con algunos reales, como son Napoleón I, el emperador ruso Alejandro I o el general Kutúzov. Unos y otros le sirven al gran maestro para describir el dilema de la sociedad rusa decimonónica ante las opciones de la guerra y de la paz.   

Sigue leyendo…

“Trafalgar”, de Benito Pérez Galdós

Hay que recordar que la España de Carlos IV, aliada ancilar de la poderosa Francia, participó en la Batalla de Trafalgar (en las costas de Cádiz) para satisfacer los deseos imperialistas de Napoleón I. Los marinos españoles y franceses, aunque valerosos y cargados de patriotismo –acaso un mecanismo de autodefensa para sobreponerse a la baja moral imperante en sus filas ante las previsibles consecuencias del conflicto–, fracasaron aquel 21 de octubre de 1805 frente al legendario almirante Nelson