Cuestionario literario: Miguel Ángel Molina López

Miguel Ángel Molina López, 99 microrrelatos

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Supongo que soy un caso atípico ya que empecé hace poco más de seis años, y de casualidad. Mi mujer, que es la que siempre se ha dedicado a escribir en la familia, tenía costumbre de mandar microrrelatos a distintos concursos, y al leer lo que ella escribía me animé a intentarlo yo también. No lo hice con ninguna pretensión, solo pensé en intentar hacer algo parecido a lo que hacía ella.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Aunque en mi vida soy bastante cuadriculado, en el tema de la escritura no planifico nada, todo es cuestión de inspiración. Así, puedo estar días, semanas o meses sin escribir nada, o de repente en un día puedo ponerme a escribir sin parar porque las ideas surgen sin forzarlas.

Sigue leyendo…

Cuestionario literario: David Benedicte

 

David Benedicte, Grandes Libros

Tuve bastante suerte. En 1997, gané el Premio Francisco Umbral con la novela ‘Travolta tiene miedo a morir’ y todo lo demás vino rodado. El propio Paco Umbral, en la presentación del mismo, dijo: “Hoy nace un escritor; a no ser que caiga en la droga, se mate en una moto o termine sus días en la cárcel de Carabanchel”. Me alegro mucho de que acertase”. D.B.

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Cuentan que cuando nací, justo antes de berrear, me senté en la camilla y, con el Bic de la patrona, escribí una nota: “Estaba mejor dentro”. Proseguí, después, caligrafiando en árboles, pájaros, perros o sucursales bancarias. Redacté, incluso, tablas de la ley. Más tarde, me hicieron hueco ‘El País’, ‘ABC’ y ‘El Mundo’. E imagino que seguiré así, dándole a la tecla, hasta que este mundo raro y cruel deje de inquietarme.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

¿Planificar? Eso es de juntaletras cobardes. Lo mejor es que las palabras le agarren a uno por el pescuezo para hacerlo avanzar a  golpes, a puñetazos, a trompicones. A marchas forzadas.

Sigue leyendo…

Cuestionario literario: Miguel A. Zapata

Escritor Miguel A. Zapata
Escritor Miguel A. Zapata

 

No puedo traicionar mis placeres. Entiendo de autores que adoro o detesto, obras decepcionantes o proveedoras de éxtasis… Sí es cierto que la satisfacción de una novela que empieza a fluir y a cobrar algo similar al sentido que querías darle cuando sólo era un proyecto en tu cabeza, es difícilmente superable. Mi segunda novela, que espero publicar en 2017, me proporcionó lo más parecido a un estado de gracia creativa (si es que eso existe) que yo haya vivido como escritor: todo cuadraba, todo era placentero, todo tenía un sentido. Con los géneros breves, me despego más pronto de la materia narrativa, como un teorema matemático que se resuelve con un golpe de inspiración y ya no te pertenece, quizá porque jamás lo hizo, como si lo resolviese otro, una forma de gozo diferente. Es una sensación curiosa, sí.“.  M.A.Z.

1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Mis primeros cuentos empecé a escribirlos con nueve o diez años. La pretensión, supongo, cercana a la emulación de mis lecturas preadolescentes: Verne, Salgari, aquellos libros fabulosos de Alfaguara juvenil, las aventuras de “los Cinco” o “Los Siete Secretos”… Mi padre conserva alguno de esos primeros esbozos de narración en papel ya amarillo, en la letra difusa de una Olivetti Lettera 42 y con un léxico recargado e impreciso que yo consideraba entonces el colmo de la sofisticación.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Depende del género. Cuando abordo una novela, noto una creciente carpintería previa: notas en moleskine, planificación mental de tramas y subtramas en fase de nebulosa o anotaciones dispersas en la agenda del Smartphone. Si es un cuento o un microrrelato, trabajo con una imagen de partida que será la rectora de la narración, el faro que llevará las cosas a puerto o las dejará hundirse en el fondo del mar. En ambos casos, la idea o epifanía original se desfleca, se ramifica, toma sus propias dinámicas y caminos insospechados: las notas se pierden, otras cuantas se funden en una, la arquitectura previa de una choza deviene en catedral. Eso es quizá lo más emocionante del proceso: imprevisión desde la apariencia inicial de orden.

Sigue leyendo…

Stoner, de John Williams

Stoner, John Williams
Stoner, de John Williams (Baile del Sol, 2012)

Stoner, de John Williams 

Victoria Mera

Stoner es uno de esos libros con carácter. Uno de esos libros que en vez de que tú los encuentres, ellos te buscan a ti.

Que este libro, del que nunca había oído hablar hasta hace un par de meses, haya llegado a mis manos se debe a una serie de maravillosas casualidades. La primera de todas es la recomendación de una buena amiga. La segunda es que esta recomendación de mi amiga llegue en voz del escritor Julian Barnes. Y la que escribe, que tiene en buena estima tanto a la amiga como al gran Barnes, no ha podido más que dejar dócilmente que el libro viniera a mí.

Sigue leyendo…