Cuestionario literario: Emilio Gavilanes

Emilio Gavilanes

 

“En mis inicios había muchas menos editoriales. El simple hecho de publicar era una pequeña consagración. Ahora publicar, por sí mismo, no es nada. La inmensa mayoría de los libros son igual de invisibles antes de ser publicados que después”. E. G.

 1 ¿Cuándo comenzaste a escribir y con qué pretensiones?

Recuerdo muy bien cuándo nació en mí el impulso de escribir de una manera “seria”, digamos. Tenía 15 años y me propuse ser Leonardo da Vinci. Dibujaba y escribía sin parar: inventos, fábulas, observaciones del mundo natural, anotaciones sueltas… Tres años después quise ser Kafka, o, en su defecto, Thomas Mann. Ya ves.

2 ¿Planificas los libros antes de sentarte a escribirlos o surgen sobre la marcha, al hilo de tus pensamientos, sin planificación?

Un poco las dos cosas. Hay una idea, un esqueleto previo, más o menos fijo, con un principio y un final. Pero en el camino, al dotarlo de carne, sangre, nervios y demás, surgen muchas cosas inesperadas, que no sé de dónde salen.

3 ¿Cuál es tu género preferido como escritor y cuál como lector?

Como escritor, el cuento. Como lector, soy un todo terreno: me gusta el cuento, la poesía, el libro de historia, el ensayo, la novela… Me gusta mucho el libro misceláneo, el libro que contiene textos de longitud, tono, asunto, etc., diverso. Ahora lo que menos leo quizá sean novelas, aunque muchos de mis libros favoritos son novelas (Las aventuras de Huckleberry Finn, Kim de la India, Peter Pan, Misericordia…). Hay muchas novelas que me cuesta horrores leerlas. Me impacientan muchas de sus escenas, aun sabiendo que son necesarias.

Sigue leyendo…

Cuento de Emilio Gavilanes: Historia de nuestros coches

Seat 1500, cuento, emilio gavilanes
Seat 1500. Fuente de la imagen

 

Historia de nuestros coches

El primer coche que tuvimos fue un 1500, un coche que nos parecía inmenso. Papá y mamá iban delante y nosotros cuatro atrás. Que seis personas viajaran en un turismo entonces era muy normal. Incluso más. Recuerdo viajes en los que también iba la abuela, que se ponía a Daniel sobre las piernas. Claro, éramos muy pequeños.

El viaje duraba más de seis horas, porque mamá no dejaba correr a papá, que se ponía de un humor fúnebre cada vez que ella le decía: “No corras tanto, que llevas cuatro niños”. Entonces discutían y para nosotros era muy divertido, porque ninguno aceptaba que el otro dijera la última palabra y se pasaban muchos kilómetros contestándose uno a otro, y solo se callaban cuando descubrían que hacíamos apuestas con el número de réplicas de cada uno.

Sigue leyendo…

Breve enciclopedia de la infancia, de Emilio Gavilanes

 

Editorial Edhasa, Emilio Gavilanes, Breve enciclopedia de la infancia
Breve enciclopedia de la infancia, de Emilio Gavilanes (Edhasa, 2014)

Breve enciclopedia de la infancia, de Emilio Gavilanes

Victoria Mera 

Volver a la infancia a modo de consulta, poner el dedo sobre el índice de esta breve enciclopedia y elegir al azar un recuerdo, un olor, una nostalgia, un sentimiento, un ayer.

Esto es lo que nos propone Emilio Gavilanes  en esta novela que no podría tener mejor título. Se trata, efectivamente, de una enciclopedia y, como tal, su función es arrojar luz y descubrirnos ese momento dulce y cruel que es a veces la infancia.

Breve enciclopedia de la infancia resultó ganadora del premio de novela Tiflos en su decimosexta edición. La editorial Edhasa ha sido la encargada de su publicación. Una publicación cuidada que hace más fácil, si cabe, su lectura a modo de obra de consulta.

Sigue leyendo…